Los mejores perfumes de Lush

28 sept 2020

 s de Lush son sus aromas. Soy capaz de detectar una tienda de Lush por la calle antes de llegar a ella, y es que las huelo a distancia. Nada huele como Lush, absolutamente nada. Solo los productos de Lush huelen como Lush. Y es que la marca cuenta con sus propios perfumistas, que tienen libertad total para crear esos aromas que tanto nos gustan. Y claro, con esta fama la firma tiene por supuesto su propia colección de perfumes, que es muy especial. Pero, ¿cuáles son los mejores perfumes de Lush? A veces es primero el aroma y luego se hace perfume, otras veces nace directamente el perfume, a veces son ediciones limitadas, a veces vuelven, a veces se van y luego vuelven, otras veces están siempre... Por eso en este post quiero hablarte de todos los perfumes de Lush que he ido probando, los que están y los que ya no están pero puede que vuelvan, quien sabe... 



Sobre los perfumes de Lush

Los perfumes de Lush están muy alejados de los aromas que puedes encontrar en los perfumes más comerciales, esos facilitos de llevar, siempre frescos o ligeros o ambas cosas, esos que encuentras en cualquier perfumería. No, los de Lush se aproximan más a la perfumería nicho (pero con precios mucho más asequibles), más sofisticada, perfumes con mucho carácter, de los que dejan huella, y de los que no son para todos, porque hay que tener carácter para atreverse a utilizar muchos de ellos, o simplemente hay que estar de humor. Pero que no dejan indiferente a nadie.

Repletos de aceites esenciales e ingredientes de primerísima calidad, como suele ocurrir en la perfumería nicho los perfumes de Lush son unisex, no hay una separación entre perfumes para ellos y para nosotras. Si te gusta te lo llevas y punto. Para comprarlos es mejor acercarse a una tienda de Lush por supuesto, y poder olerlos, porque los perfumes de Lush es mejor olerlos, como te digo tienen mucho carácter. Pero como indicador te diré que cuanto más oscuro es el perfume (el líquido), más fuerte y complicado es el aroma. 

En cuanto a los tipos, en Lush encontrarás perfumes líquidos con etiquetas negras, los Black Label, que o bien no se encuentran en todas las tiendas o son de edición limitada; los líquidos con etiquetas blancas, que son del lineal fijo; y los perfumes sólidos, en formato bálsamos en tarrina, perfectos para llevar en el bolso. 

Perfume 29 High Street de Lush



29 High0 Street es el perfume más mítico de Lush, uno de los más especiales y también de los de más difícil acceso: normalmente solo se vende en la tienda primigenia de Lush, en el 29 de High Street en Poole (de manera súper puntual alguna vez han sacado unidades limitadas en la tienda online). 

29 High Street huele a Lush, es tal cual, es el aroma que tienen las tiendas de Lush. Muy característico, huele a sándalo, a ylanb ylang y a jazmín. No es un aroma fresco ni tampoco pesado, tiene un toque empolvado diría, es un aroma cálido, universal, que le quedaría bien a cualquiera. Para mí es fácil de llevar, me pone de muy buen humor. Llegó a mí de chiripa, le tengo mucho cariño y lo guardo como oro en paño. Incluso lo dosifico (bueno no mucho), porque no sé cuándo podré acceder de nuevo a él. 

Perfume Karma de Lush



Karma, uno de los aromas más míticos de la marca, que cuenta con un buen puñado de productos con esta fragancia: un jabón, un champú sólido, una burbuja de baño, una hidratante corporal... Karma es uno de los aromas más característicos y más reconocibles de Lush, es cálido, y aunque a más de uno le pueda parecer masculino yo lo llevo orgullosa de saber que es muy probable que alguien al acercarme a mí exclame entusiasmado que huelo a pachuli. Tiene también un punto cítrico de naranjas, y otro un poco más especiado, Karma tiene tintes orientales maravillosos.  Al principio puede parecer un poco fuerte pero luego se aligera y se matiza con el paso de las horas, porque dura horas y horas en la piel. No deja indiferente a nadie. Cuesta 39 € la versión de 30 ml y 79 la de 100 ml.

Por cierto, la etiqueta de este que yo tengo es antigua, ahora Karma tiene etiqueta blanca. 

Perfume Amelie Mae de Lush



Si metes las narices en Amelie Mae no vas a quedar indiferente. Para empezar tiene detrás una bonita historia, y es que está hecho para la hija pequeña del perfumista jefe de Lush, Simon Constantine, a petición precisamente de su hija mayor que ya tenía en la marca una fragancia inspirada en ella. Le preguntaron a Amelie a qué le gustaría que oliese su propio perfume y ella dijo que ha moras, a rosas, a lavanda y flores, y sí, Amelie Mae huele a moras, a rosas, a lavanda y a flores

Es un perfume intenso pero no invasivo, dulce pero no empalagoso, con un toque infantil pero no es inocente. Es cálido y frutal, y a la vez fresco y floral, puede resultar femenino pero sin caer en lo ñoño o en lo frágil; es delicado y a la vez enérgico, como inquieto. Fácil de llevar y con una gran personalidad. Es una maravillosa contradicción. Lo tenéis que oler. Está hecho con rosas, lavanda e ylang-ylang, y no sé de dónde puñetas salen las notas de frutos del bosque pero las tiene. Además tengo buenas noticias: no es de lo perfumes más caros, cuesta 25 € el formato de 30 ml y 49 el de 100 ml.


Perfume Pansy de Lush



Pansy lleva un aroma muy antiguo en Lush, de uno de sus geles de ducha del lineal fijo: The Olive Branch. El aroma de Pansy es fresquito, así un poquito chispeante, también sencillito de llevar y para todos los públicos, pero tiene ese toque especial de Lush. Es súper agradable y serán pocas las personas a las que no les guste o no se sientan cómodas con Pansy. 

Pansy tiene romero, azahar, gálbano y bergamota. Es fresco pero también es distinguido, no el típico aroma fresco y cítrico, no, es de otra manera. Maravilloso. Cuesta 25 € el formato de 30 ml, y 50 el de 100 ml. 

Perfume I'm Home de Lush



I'm Home de Lush ya es un perfume más complicado. Con este hay que estar inspirado. Es un perfume dulce pero no es un perfume fresco, y es indispensable no pasarse con la cantidad que se aplica, porque sino puede resultar pesado. Y sin embargo tiene un carácter fuerte, muy evocador, con muchísima presencia, y con un toque masculino diría, pero recuerda que los perfumes de Lush son unisex. Es un perfume de día lluvioso de otoño en casa, huele a eso, dulce y cerrado, pesado pero agradable. Huele a cacao y a vainilla. Tiene una duración fantástica por cierto. I'm Home ya no está en el lineal fijo de Lush, pero quien sabe si en algún momento se puede volver a conseguir. 

Perfume American Cream de Lush




American Cream huele a vainilla, tal cual. Pero no a esa vainilla artificial típica de los productos de vainilla, no, es una vainilla más natural y sofisticada, dulce, fresca pero no ligera. Sí, huele exactamente igual que el producto que le da nombre y que es uno de los más característicos y antiguos de Lush: el acondicionador capilar American Cream. Si te gusta como huele este acondicionador su versión en perfume te va a encantar. Es un perfume que si te gusta, porque puede resultar empalagoso si lo tuyo no son los aromas dulces, es muy fácil de llevar, diría que es perfecto para mañanas soleadas. Precio: 35 € 30 ml, y 70 € el de 100 ml. 

Perfume Lord of Misrule de Lush



Lord of Misrule es sin duda alguna uno de mis favoritos. Su aroma proviene de un gel de Edición Limitada que nació para Halloween, y es seguramente el que más me gusta de todo Lush. Huele a pachuli, pero a diferencia de Karma, que es más cítrico, Lord of Misrule es más suave y más especiado. Y me pierde. Es un perfume que resulta muy diferente al olerlo en el frasco que al llevarlo puesto. No falla, cada vez que me lo pongo recibo un 'qué bien hueles' de alguien. Y eso me encanta. Además el pachuli de este perfume viene de Indonesia, donde la planta se cultiva de acuerdo con prácticas regenerativas para proteger uno de los lugares con mayor biodiversidad en la tierra. Cuesta 35 € 30 ml, y 70 € el de 100 ml. 

Perfume Assassin de Lush



Solo con el nombre de este perfume te imaginarás que es fuerte. Assassin es el perfume más complicado que tengo, y no creo que mucha gente se atreva a llevarlo. Es curioso, porque a mi chico en el frasco no le gusta nada, pero cuando me lo pongo yo es otra cosa (y es que los buenos perfumes hay que probarlos en la piel, y ver cómo evolucionan). Si lo olieses dirías que es un perfume masculino, hecho a base de pino y cítricos, y sin embargo cuando me lo pongo me envalentono, me siento fuerte y me siento única. No, no es fresco, ni veraniego, es potente pero tampoco escandaliza, los demás al olerlo no tienen la sensación de que te has equivocado de perfume, para nada, en realidad les estás diciendo 'aquí estoy yo'. Me temo que este fue una edición súper limitada, y solo estuvo disponible online, pero tendré los ojos abiertos por si se le ocurre volver. 

Perfume Nero de Lush



¡Menuda joya es Nero! Es mi tesoro, el perfume más caro que tengo. Nero es etiqueta negra porque solo lo puedes comprar en las tiendas Spa (en España en Callao, Madrid), y en la perfumería de Lush de Florencia imagino (bueno, y online). Es un perfume cítrico, pero no el típico cítrico de limón o naranja, no no, este es más sofisticado, tiene bergamota, nerolí y petitgrain. Es un perfume delicado, pero no frágil, que puede llevarlo quien quiera a todas horas. Este engancha, y no sale barato, el formato de 30 ml, el pequeño, cuesta 80 €. 


Los perfumes sólidos de Lush



Los perfumes de Lush además del clásico formato líquido en spray tienen otros formatos, y cabe destacar los perfumes sólidos. Son versiones en tarrina (ahora de cristal), en formato bálsamo, que tienen el mismo aroma que sus hermanos mayores líquidos. La duración no suele ser tan alta como en los formatos en spray, pero son mucho más baratos, suelen estar todo en los 13 €. Son perfectos para llevar en el bolso por su reducido tamaño, para perfumarte donde quieras, o para renovar el perfume que has utilizado por la mañana. Es un formato muy  interesante. 

Publicar un comentario