Mi experiencia con el tónico de Uana.

29 dic 2020

Hoy vengo otra vez en modo cool hunter de cosmética, para descubrirte una nueva marca española que apuesta por los ingredientes naturales, ecológicos y el cruelty free: Uana. ¿La conoces? Ya verás como te enamora. He tenido la oportunidad de probar su tónico facial refrescante y regulador y es genial, espero poder probar algún otro producto prontito. 



Sobre Uana Cosmética. 

Uana Cosmática es una marca española, que fabrica en España, en Guadalajara si no me equivoco, y es de esas cuya mayor preocupación es el medio ambiente. Bueno no, su preocupación es que tengas una piel fantástica, pero lo hace apostando por lo sostenible. Marca ecológica y vegana, Uana cuenta con certificado Ecocert, lo que garantiza que como mínimo el 95 % de los vegetales que contiene son ecológicos. También que se fabrica de una forma sostenible, con envases 100% biodegradables y provenientes de materiales reciclados. Además el 1% de lo que recauda va a las asociaciones Reforesta, que ayuda a la recuperación de la vegetación en diferentes zonas de España, para luchar contra la desertificación; y Hoope, cuyo objetivo es la protección animal, luchan contra el abandono y promueven la adopción.

Uana además tiene en sus productos un diseño sencillo pero simpático, y muy reconocible. No tienen una gama de productos amplísima pero sí muy cuidada y bastante completa, siendo prácticamente todos para uso facial (salvo una loción corporal). Puedes comprar los productos de Uana en su página web. 


El tónico de Uana Cosmética. 

Vale te voy a ser sincera, mi primera impresión fue decepcionarme porque no olía a lavanda, aunque uno de sus ingredientes es la lavanda. Movidas mías, que yo veo lavanda y pierdo la cabeza y claro, pues pasa lo que pasa. Pasada esta primera impresión preconcebida te digo que me gusta mucho el aroma, así floral, con un toquecillo dulzón, natural... es estupendo. La verdad es que es un tónico con el que me he ido encariñando poco a poco, y ahora mismo la única pega que le puedo poner es que no sea en spray. Por lo demás me gusta mucho. 

Sus ingredientes principales son la lavanda, el jengibre, el té verde y la camomila, es apto para todo tipo de pieles incluso las más sensibles. A mi piel mixta desde luego le ha sentado muy bien. Tras la limpieza ayuda a retirar algún residuo o resto de maquillaje que se haya podido escapar, y sobre todo tonifica y reequilibra la piel. Totalmente líquido y de color ámbar, se ajusta a la piel como si fuera agua, sin dejar ningún tipo de sensación pegajosa, al contrario la piel se siente fresquita y clara. 

Al no tener spray lo aplico con un algodón reutilizable por todo el rostro, aunque a veces también me aplico el tónico directamente con las manos, de esta forma se aprovecha todo el producto. Se presenta en un envase de 200 ml con un pequeño dosificador, tenía también una caja pero la reciclé antes de hacer las fotos,  y cuesta 16,90 €. 

¿No te ha convencido? La verdad es que cuando la marca me ofreció un producto elegí un tónico porque en aquel momento no tenía ninguno y al final me he juntado con tres o cuatro distintos, pero sin duda este de Uana, pasado el mini berrinche porque no olía a lavanda (insisto en que huele fenomenal) me ha encantado. Cotillea un poco la web de la marca porque por un lado apuesta por unos valores fantásticos, que nos permite realizar un consumo responsable, tiene una imagen bonita, y además es made in Spain, y ahora más que nunca hay que apostar por marcas de proximidad ¿no crees? Por cierto, hay un par de packs por 10 pavetes y tres productos cada uno muy interesantes para introducirse en el mundo Uana


Publicar un comentario