C'est fini (XIII) - My Cosmetic Art
.
.

12 mar. 2018

C'est fini (XIII)

Os voy a confesar una cosa: detesto redactar los posts de productos terminados, me aburren soberanamente, los envases están tan sobados que no hay manera de hacer fotos decentes, y como me dan tanta pereza los voy aplazando y aplazando y al mismo tiempo voy acumulando y acumulando productos y al final tengo tantos que el post se me hace más largo y más pesado todavía... Pero a vosotras os mola ver las cosas que gastamos hasta el final, así que aquí va otra larga tanda de productos terminados. 

otra larga tanda de productos terminados.


otra larga tanda de productos terminados.

Como podéis ver en mi casa lo que más gasto son geles y productos de limpieza corporal.

Mi chico no está especialmente atento al gel que le pongo, y tengo que indicarle específicamente cuál es el que se usa para el cuerpo, porque alguna vez que se ha puesto a buscar un envase con la palabra gel y me ha dejado sin limpiador de cara, o no ha visto el apellido íntimo... En fin, que yo que me preocupo por él y sabiendo que tiene la piel seca y la crema hidratante no es fruto de su devoción, este invierno le he sacado para él solito geles de Eucerin. Los aceites de ducha ha gastado hasta tres (uno se escapó al cubo de reciclaje), y aunque me decía que eran un poco aceitosos los ha gastado todos, así que tanto no le incomodarían. Andan por los 6 € cada uno y se compran en farmacias.

De Treets hace ya semanas que terminé con otra de sus espumas de ducha: son geniales, lo mejor de todo es sin duda la textura que es muy suave, me encanta. Este es el segundo envase que utilizado de los grandes y repetiría sin duda, pero prefiero el azul oscuro, el que tiene aroma a eucalipto. Se compra en Online Cosméticos por unos 7 €.

El gel de Sandía de Dermacol (esa marca que sacó unas bases de maquillaje que lo cubrían absolutamente todo) en realidad no lo he terminado, es que he cambiado el contenido del envase a mi dispensador de jabón de manos. Y es que me veía un poco incapaz de darme un ducha con un aroma tan empalagoso... Sí, lo es, pero como jabón de manos me funciona bien, no reseca y el aroma dulce tiene su gracia en pequeñas dosis. Se compra en Primor y cada uno anda por los 5 €.

De Lush he gastado dos gelatinas de ducha, Needles and Pines que es la que veis en la foto, y 93000 miles que está en mi ducha con exfoliantes sin envase para que no se me derritan. Ambas me encantan, con ambas había repetido, pero ambas han sido retiradas de las tiendas de Lush. Y es que mi tienda preferida se empeña en quitarme del lineal fijo mis gelatinas de ducha favoritas, y no sé la razón, porque yo me encargo de hacerles saber que me gustan una y otra vez. En fin, son lentejas. De 93.000 miles al menos tengo otra sin empezar para cuando tenga morriña. Las gelatinas son muy molonas por cierto, no son para unas prisas pero en verano se pueden meter en la nevera y es una gozada utilizarlas. Estas ya no están pero tienen otras y cuestan unos 5 € cada una.

En cuanto a geles he gastado el enésimo Lord of Misrule y sí, en cuanto vuelvan a tenerlo en septiembre me lo volveré a comprar (hasta entonces tengo otro sin empezar), porque es mi gel de ducha de Lush preferido. Es de las ediciones de Halloween y si se les ocurre dejar de ponerlo me divorcio de ellos. Por otro lado he gastado también Yuzu ando Cocoa que también ha sido descatalogado. Este es uno de los pocos geles de Lush que me ha costado terminar, y no olía mal, de verdad, olía como a frutas tropicales, a piña y a coco, pero a mi me recordaba al aroma de algún cocktel y oler algo que evoca a un copazo por las mañanas no me motiva demasiado. Mi psicología me ha jugado una mala pasada con este gel me temo...

También he gastado un jabón sólido, del que obviamente no he podido dejar constancia... Era Hidden Montain, una edición limitada de Navidad (aquí la podéis ver), y ahora me arrepiento de no haberme comprado algún trozo más, porque olía de maravilla...

otra larga tanda de productos terminados.

En corporales también he gastado dos minitallas, una vino en Birchbox y es un acondicionador corporal de esos que se usan bajo la ducha de Human+Kind. Esperaba un aroma un poco más característico pero no huele a nada. Hidrata bien pero ha pasado con más pena que gloria por mi bañera.

El exfoliante de Treets ha sido otro cantar. Es un producto súper curioso porque no tiene un grano demasiado abundante, de hecho pondría un poco más... pero tiene otra propiedad fantástica, y es que es tipo manteca y por tanto hidrata la piel una barbaridad, así que como dos en uno no tiene desperdicio. Lo he usado para viajar pero tengo una versión en grande, ¡y de eucalipto! que no tardará en pasar por mi bañera. Os mantendré informadas. Está disponible en varios aromas.

otra larga tanda de productos terminados.

Vamos con los faciales y empezamos con los productos específicos de limpieza.

Let The Good Times Roll es una de las limpiadoras frescas de Lush, y una de mis favoritas. Está hecha con palomitas (sí, dentro de la limpiadora hay palomitas de verdad, enteras), y deja la piel mixta  muy equilibrada. Desde luego que repetiría con ella. Hace un montón de tiempo hice una review sobre ella que podéis ver aquí.

Tengo tantas aguas micelares abiertas que el hecho de que gaste una por completo no es solo difícil sino que además es una buena señal, y el agua micelar de Detox Skinfood me gustó mucho: es fresca, efectiva, respetuosa con la piel y el envase es de cristal, mejor para reciclar. Os hablé de este y otros productos de la marca aquí, y se compra en Primor.

El limpiador de Lagom como podéis ver lo he exprimido hasta más no poder, y es que (y ojo que lo que voy a decir es muy gordo) este es el mejor limpiador facial que he probado nunca: es efectivo, respeta la piel y además aporta mucha hidratación. De 10. Me temo que no es barato y fácil hacerse con él, pero ojalá pase de nuevo por mi baño pronto. Aquí os hablé de este y otros productos de la marca.

otra larga tanda de productos terminados.

Seguimos con más faciales, y vamos con el Fresh Pressed de Clinique, un booster para aportar un chute de vitamina C y luminosidad a al piel. Este es el segundo que gasto y tengo dos más reservados para ocasiones especiales o para cuando mi piel necesite otro aporte importante de luz. Ni que decir tiene que me encanta. Os hablé de él aquí, y si dais con él merece la pena probarlo, de hecho estuvo en mis Favoritos de 2017.

Ahora estoy utilizando otros productos específicos para tratar los granos de Uriage, pero durante mucho tiempo Mama Spot de Mamá Zebra ha estado salvándome de esos granos y espinillas maliciosos que nos fastidian algún que otro día. El formato es estupendo, dosifica muy bien el producto, y sí, ayuda a curar granitos. Me gusta sí, de hecho tengo otro envase entero para usar en combinación con el de Uriage. Podéis encontrarlo por unos 13 € en la web de Mamá Zebra. Además no os la perdáis que tiene unas fotos chulísimas para sus productos (sí, se las hice yo, y estoy muy orgullosa de ellas).

Y hablando de Uriage, he acabado con un envase de los grandes de mi agua termal favorita. He probado otras pero me quedo con esta, tengo envases repartidos por mi casa, por mi bolso... en mi escrito sin ir más lejos siempre hay uno para rociar mis ojos cuando se cansan del ordenador. La uso como tónico, para fijar el maquillaje, para limpiar mi cara con un limpiador, o simplemente porque me apetece. Así sí, la compraría una y mil veces. Por cierto, ahora la han sacado con factor de protección, así que me siento más que feliz :) Podéis comprarla en farmacias pero no me aventuro a deciros el precio porque he visto unos cuantos, en cualquier caso es asequible.

otra larga tanda de productos terminados.

Para el cabello no he gastado muchas cosas porque en productos de este tipo soy fiel a mi champú New de Lush, que de nuevo al ser sólido no hay aquí rastro de él, pero he acabado con otra pastilla. Os he hablado de él hasta el hartazgo, es mi champú desde hace 5 años y siempre lo tengo en casa. 

Fairly Traded Honey es el primer champú líquido de Lush que gasto. Me ha encantado pero ojo que la versión de 100 gramos cuesta 10 € (yo lo compré de rebajas, sino ni me acerco, creo que es el champú más caro de Lush). Eso sí, deja pelazo: brillante, suave, suelto... ya quisiera Pantene. Os dejé una review súper completa de este lujazo de champú aquí, y si volviera a dar con él de rebajas me lo compraría sin pensarlo, pero de rebajas.

No soy muy de usar lacas pero tener una en casa por si las flys no está de mal, y para una sola creo que esta Salerm es fabulosa: no deja residuos, no deja el pelo apelmazado, no mata el brillo y cumple su función. Y lo mejor es que tengo otro bote para sustituir a este. La verdad es que no sabría donde comprar la laca porque esta me vino hace eones en una de mis Birchbox, pero creo que la marca se vende en Primor.

Por último en apartado de capilares he gastado otro champú en seco de la marca Colab, mi preferido sin duda alguna, porque su versión transparente no me deja residuos, ni apaga el brillo, ni apelmaza en exceso. Es verdad que a cabellos muy muy grasos se le puede quedar corto, pero si no es el caso  funciona de lujo. Ya tengo otro en uso pero en aroma Tokio (el Mónaco me ha gustado más), y sé que cuando se me termine me haré con otro segurísimo. Aquí tenéis una review completa de estos champús en seco que podéis comprar también en Primor.

otra larga tanda de productos terminados.

Por último he acabado también con dos productos de desmaquillado de uñas (el otro no está en la foto porque me temo que lo envié a reciclar sin darme cuenta...). Por un lado estos discos con quitaesmalte sin acetona de la marca ItStyle. Olían hiper mal, ni siquiera a quitaesmalte, pero son tan cómodos y tan ideales para viajar que repetiría con ellos. La tarrina es pequeñita y muy ligera pero engaña porque los discos eran muy finos y por tanto cabían más de lo que parecía. Como os digo yo me los llevaba de viaje: lo típico, te vas una semana, se te descarcarilla una uña y yo empiezo a rascar el esmalte de forma obsesiva. Alguna vez me he llevado quitaesmalte con sus algodones pero ocupan como demasiado, con estos discos sin problemas.

El otro quitaesmaltes que he gastado ha sido el de Rituals, uno de esos en los que se introduce el dedo en el bote, este tiene dentro esponja y al salir la uña está limpia. Mola porque no se casta algodón, pero claro, para desmaquillar los dedos de los pies no vale. Costaba 5 € y lo he repuesto por uno del Lidl. Ahora tengo sentimientos encontrados... ¿Os gustan este tipo de quitaesmaltes?

Y hasta aquí esta tanda de productos terminados. ¿Qué os ha parecido? ¿Os llama alguno la atención en especial?

8 comentarios:

  1. Qué rabia cuando lush retira productos que nos gustan tanto...¡qué manía! Los exfoliantes de treets me llaman mucho la atención, ese de eucalipto...¡estaré pendiente para saber si te gusta!El limpiador tengo que probarlo si o si y el agua micelar también me tienta mucho. bsts

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ais sí, y me pasa demasiado a menudo... pero bueno. Los exfoliantes molan mucho, tengo que sacar el de eucalipto ya mismo.
      El limpiador lo tienes que probar sí, aunque el precio asuste.
      Un beso guapa.

      Eliminar
  2. una buen tanda de acabados!

    ResponderEliminar
  3. oye que buenos productos
    Feliz lunes
    www.masqueropa.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Gracias!! Son, bueno eran fantásticos.
      Un abrazo!

      Eliminar
  4. ¡¡cuantas cositas terminadas!!! El "serum" de vitamina C acabo de recibirlo y tengo unas ganas de meterle mano que ni imaginas, porque leo maravillas sobre el! y los geles de treets estoy deseando probarlos también!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya verás como mola, te recupera la luminosidad en un periquete.
      Las espumas de Treets las tienes que probar!

      Eliminar

@mycosmeticart

.
.