¿Por qué estoy opositando? ¿Cómo llegué a tomar esa decisión? - My Cosmetic Art
.
.

5 feb. 2018

¿Por qué estoy opositando? ¿Cómo llegué a tomar esa decisión?

Hace unos días os preguntaba a través de mi cuenta de Instagram si os apetecía que os hablara de mi oposición, de qué me llevó a tomar la decisión de hacerme funcionaria, y cómo lo estoy afrontando. Un 94% de quienes respondisteis a mi llamada me dijisteis que sí, y recibí algún que otro mensaje de alguna de vosotras, diciéndome que os estabais planteando si debíais o no meteros en este berenjenal (porque es eso, un berenjenal por el que una aprende a moverse enseguida, de verdad).

Así que aquí estoy, con un off topic total para contaros un poco mi experiencia en este mundo y abriros un poco mi corazoncito. Espero poder arrojar un poco de luz sobre alguna de vosotras.



Os planteaba la pregunta un día antes de mi 31 cumpleaños, para deciros que este año no había tenido 'crisis de la edad', por cumplir años. Que más de una pensará que 31 no son muchos (no, no lo son), pero cuando no estas ni de lejos donde esperabas hace unos años muchas veces se entra en un bucle de incertidumbre y ansiedad del que se quiere salir y no se sabe cómo. No creo que este sentimiento sea exclusivamente mío, es más, estoy segura de que en mi generación (ais, cuando pienso en mi generación...) es muy habitual y de ahí que os quiera contar cómo he llegado a esta decisión.

Os suena eso de 'Estudia, y tendrás un futuro', 'Estudia, y así no te faltará trabajo'... No, trabajo no me ha faltado nunca pero la remuneración ha sido o bien tan baja que podría no existir y darme igual, o bien inexistente, o bien no quedaba registrado en ningún sitio, y no me refiero solo a trabajar en B, sino que hasta hace unos años los becarios no cotizábamos; luego los de arriba vieron que así se maquillaban un poco las cifras del paro y pasaban los contratos de los becarios por la Seguridad Social, pero nada más. En todo este tiempo (7 años desde que salí de la universidad, me tocó lo más rico de la crisis), no he olido el subsidio por desempleo porque nunca me ha correspondido, mis contratos más largos han sido como becaria y como tal trabajaba como cualquiera pero tenía menos derechos que ninguno. En cualquier caso no extiendo más con el tema becario porque da para un amplio capítulo a parte...


Llevo toda mi vida estudiando para tener un futuro, con la vista puesta en mi independencia desde bien pequeña..., y el futuro es ahora y es una puta mierda. No soy ningún genio ni mucho menos, pero me han enseñado siempre que si me esforzaba lo conseguiría, y yo como muchos otros me es esforzado y no he conseguido lo que quería, simple y llanamente un empleo, con un sueldo y unas condiciones dignas. ¡Qué desfachatez la mía desear esas cosas! Y no conseguirlo me ha creado muchas veces una crisis de identidad; en parte para paliar esta crisis estoy aprendiendo que cualquier persona es algo más que su profesión. Y es verdad en parte, pero la falta de independencia también me genera un conflicto muy serio, que atenta con lo que siempre he querido ser.

El resumen de mi vida laboral ha sido tres becas (en trabajos cualificados de marketing, diseño...), varios intentos de trabajar por cuenta propia, muchas clases particulares, y trabajar de forma esporádica como promotora a través de alguna ETT, y de lejos estos últimos han sido los trabajos mejor remunerados que he tenido. Sad but true. Tengo la suerte de que mi churri tiene un trabajo de verdad, remunerado, con sus derechos y sus cosas y nunca nos ha faltado de nada, es más, vivo muy bien, no tengo ninguna queja y me pareja es poco menos que perfecta, pero depender de és no ha entrado nunca en mis planes personales y no resulta alentador, yo me he preparado para ser independiente, y sobre todo para tener la libertad de elegir si quiero o no estar con alguien, o si es una necesidad.

Entre mis proyectos jamás ha estado el de sacar una oposición, no hay funcionarios en mi familia y  no sé muy bien de que es, pero ya lo dijo John Lennon, la vida es eso que pasa mientras tu hacías otros planes. Hace un par de años jugueteé con la idea e hice algunas preguntas a las personas indicadas pero sin más, no me lo planteé en serio. La pasada Semana Santa, en el funeral de un familiar de mi chico una de sus primas se sentó a mi lado y me dijo que pasados los 40 se había hecho el Máster de Profesorado, lo que antes era el CAP, y que había empezado a dar clases como interina en un instituto de Alicante. Estaba encantada, después de años de dejarse la piel y las ganas en la privada decidió partir con todo, dar un giro y opositar, y estaba feliz. Trataba de convencerme y lejos de hacerlo me estaba incomodando, mucho. La cosa se quedó ahí, sin más.

En esta habitación fue donde dije: Voy a op

Os diría que desde entonces lo estuve pensando y me estuve informando, pero no volví a pensar en ello en ningún momento. Sin embargo un día de los muchos que tengo de insomnio, de darle vueltas a la cabeza, a mi situación, a mi triste cuenta bancaria y a como eso me incapacitaba para tomar mis propias decisiones y como nublaba mi futuro (el bucle solía ser siempre ese), me levanté y le dije a mi chico: Voy a opositar, me voy a sacar una oposición. En mi vida había tomado una decisión con tanta determinación... (Bueno sí, una vez, cuando tenía 11 años y decidí dejar de hacer Gimnasia Rítmica, un día saliendo del entrenamiento decidí que al día siguiente no iba a volver y hasta hoy). Me salió sin más pero estoy segura de que la prima de mi chico plantó esa semilla en mi cabeza. El hartazgo hizo lo demás.

Biblioteca Central de la UNED
¿Y por qué a Bibliotecas? Pues porque mi tercera beca fue en una biblioteca. Es curioso como discurren los acontecimientos: esa beca me la dio la UNED, mientras cursaba con ellos mi segunda carrera, Historia del Arte. Yo siempre quise estudiar Historia, pero mis padres me decían lo típico: Busca algo con más salidas. Si de algo me arrepiento es de no haber seguido vocación, una vocación no se debe frustrar. Pero no me conformé y poco después de acabar mi Postgrado en Fotografía decidí apuntarme a la UNED y cursar Historia del Arte, que iba un poco más en consonancia con lo que ya llevaba puesto. ¡Como lo disfruto! También os puedo hacer una reseña sobre lo que supone estudiar en la UNED pero eso para otro momento, solo comentar que terminaré la carrera en un futuro, estoy contenta con la UNED. El caso es que me dieron una beca y durante 15 meses trabajé en su Biblioteca Central. Fue el trabajo más bonito de mi vida, nunca fui descontenta allí, nunca. Me encantó, y me fui con pena más por el empleo que por otra cosa. Por eso Bibliotecas.

¿Y qué supone opositar? Opositar no es para cobardes. Una vez tomada la decisión hay que aferrarse a ella y saber que ese es el objetivo a conseguir. En un primer momento el laberinto administrativo que supone puede causar tal vértigo que puede hacer a cualquier vacilar en esa decisión. Tranquilidad, como a todo se aprende y a caminar en el berenjenal que supone hacer papeles y estar al día de las noticias de la Administración Pública también. Llega un punto en el que las personas cercanas no entienden lo que dices, eso es que se está ya inmerso en ese mundo y se va por el buen camino. Yo para aliviar un poco esa sensación opté por empezar con una academia, y aunque suelen ser caras si no se tiene ni idea puede ser positivo para ayudar a saber como funciona el tema, y además porque permite conocer a más gente que está pasando por el proceso de opositar, poder compartir la experiencia... Creedme, tener alguien con quien hablar del tema sin aburrirle es muy importante, porque la oposición es parte de ti, te conviertes en Opositor, es un trabajo. Yo tuve la gran suerte de que cuando tomé la decisión se lo conté a unos amigos, y no solo les pareció una idea fantástica sino que uno de ellos cometió la locura de subirse al carro conmigo, y ha supuesto aligerar el proceso de una forma que no os podéis imaginar.

No os voy a engañar, hay que estudiar mucho, pero la clave para no tirar la toalla no es estudiar muchas horas, sino estudiar muchos días. La CONSTANCIA. Si no se es constante es imposible. Aquí no vale lo de meterse la paliza el día antes del examen, tener una buena rutina de estudio es importante. Y seguir, y seguir, y seguir.  Tampoco os penséis que opositar supone renunciar a la vida durante el tiempo que dura el estudio, hay muchos tipos de oposición y muchos tipos de personas, habrá quien pueda dedicarse a ello en cuerpo y alma y quien no pueda dejar de trabajar para estudiar (estos si que son héroes). A mi haber pasado por la UNED como estudiante me ha ayudado muchísimo, conozco cuáles son mis mecanismos de estudio más eficaces, y la constancia la traía puesta.

Beato en Líbana. Creo que es un facsímil. Está en Potes, en Cantabria. 
Pero no todo es estudiar: es importante planificarse bien, es indispensable planificar también el tiempo de descanso, incluso las vacaciones, y hay que saber atender a la mente, cuando dice que no, es que no, no hay que forzarla en exceso. Y también hay que tener claro que una oposición es una carrera de fondo, de intentarlo una y otra vez sin caer en la desesperación, porque la competencia es dura, y el control psicológico de uno mismo, de los nervios, de no entrar en el bucle de 'no lo voy a conseguir' es una buena parte del trabajo. Hacer un poquito de ejercicio, procurar comer bien y no hacer el canelo, que las resacas son un enemigo horrible en las oposiciones, te joden una planificación en un par de horas. Buscar un buen opocompi (sí, cuando opositas hay muchas cosas que llevan el prefijo opo-) que haga que el día a día no sea tan solitario, y sobre todo tener mucha confianza en que se puede conseguir.

A día de hoy he hecho un par de exámenes ya, y aunque en un principio pensé que no me habían salido bien, estoy contenta con los resultados. Pero lo más positivo que he sacado de todo esto es que desde que tomé la determinación de opositar (de momento a Bibliotecas, pero tengo de vez en cuando un cosquilleo que me dice que debería hacer Museos..., ya veremos), mi crisis de identidad parece hacerse más pequeña día a día, estoy contenta con mi decisión y estoy contenta conmigo misma porque no me encuentro dispersa ni rodeada en un manto de incertidumbre. Tengo un objetivo, una meta muy definida. Procuro no imaginar demasiado mi futuro trabajo porque seguro que tiendo a idealizarlo, pero soy también consciente de que ser funcionario conlleva una vida laboral un poquito más cómoda. No estoy diciendo que sean unos privilegiados, yo siento un gran respeto por los funcionarios, y en este país parece que los derechos laborales son privilegios; pero yo quiero un trabajo que me permita tener vida privada, que me permita disponer de mi tiempo para crecer, para pasar tiempo con los míos, y que me de la garantía de que la maternidad si alguna vez llega no supone ningún lastre... y sopesándolo mucho creo que a día de hoy eso me lo puede dar el empleo público. Calidad de vida lo llaman, y es por lo que ahora mismo estoy luchando, y ante todo espero convertirme en la bibliotecaria que cualquier usuario se merece.


Ha sido un poco disperso todo lo que os he contado, pero quería dejaros una idea general de lo que me ha llevado a tomar esta decisión y lo que está suponiendo para mí. Estoy trabajando mucho en ello como habéis podido entrever en mis redes sociales, pero estoy feliz. Y si os apetece que profundice en algún aspecto no tenéis más que pedirlo.

24 comentarios:

  1. Me siento tan identificada con tus palabras... A día de hoy veo que opositar es mi única salida laboral, así que hay que luchar por conseguirlo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, a algunas casi no nos ha quedado otro remedio, pero estamos siendo valientes Eneri :) Lo vamos a conseguir.
      Un besito y mucho ánimo.

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho este post la verdad, yo de momento no he pensado en hacer oposiciones, pero estoy de acuerdo en lo que dices de nuestra generación, que estamos todos bastante perdidos, sin saber por donde tirar, sin haber llegado a ser nada de lo que pudimos pensar... sin tener el tipo de vida que queremos y todo eso nos lleva a no muy buenos estados mentales.
    También he estudiado por la UNED y a pesar de que muchas veces se oyen muchas cosas, yo también he terminado muy contenta, y repetiría en un futuro si puedo.
    Un besazo y muchas gracias por abrirte con un tema tan personal :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pasarte.
      Pues sí, tengo la sensación de que estamos perdidos, desperdiciados, desilusionados... no nos dejan despegar y nos lo hemos currado... En fin, nos tendremos que ir apañando poco a poco.
      ¿Qué estudiaste en la UNED por curiosidad y si no es indiscreción?
      Un abrazo!!

      Eliminar
  3. Me ha encantado tu post, te entiendo perfectamente.
    Tengo gente que lo está haciendo, y es una acrrera de fondo.
    Gracias, y ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, es una carrera de fondo, pero eso no me da miedo, ¡todo lo contrario!
      Me alegra que te guste mi post.
      Un beso Beatriz.

      Eliminar
  4. Podríamos escribir taaantos libros sobre el "becariado", las crisis de identidad, el no saber cuál es tu sitio... No te voy a decir "si te sirve de consuelo..." porque en realidad es triste: hablas de tu generación, pero tengo 24 años y te puedo asegurar que entiendo cada reflexión que has hecho, no nos separan muchos años, pero por desgracia la cosa no mejora... En mi caso, voy pasando por prácticas en las que al acabar te dan las gracias y ya está, no hay opciones de encontrar un trabajo, no encuentro mi sitio ni veo cuál podría ser... pero como dices al final es cuestión de insistir. Creo que meterse en las oposiciones es muy valiente porque no son sencillas, ni de llevar ni de superar, pero me alegro de que hayas encontrado el camino para aclarar todo lo que te ronda :)
    Un besazo y mucho ánimo con ello!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Libros de pesadillas de becarios, lo que no se cuenta sobre los becarios en este país es de VERGÜENZA. Y de no encontrar tu sitio... puf! yo me sentía así a los 25 y ahora tengo 31 y no ha cambiado hasta que me he puesto con la opo. Y no, no mejora, y no lo vamos a ver mejorar demasiado me temo, somos la generación que va a vivir peor que sus padres, y nos tendremos que apañar. Pero eso nos va a hacer fuertes, injustamente fuertes.
      Meterse en opos es valiente sí, pero casi no me ha quedado otro remedio. Eso sí, estoy feliz.
      Un beso guapa. Gracias por tu aportación.

      Eliminar
  5. Está muy bien toda la información que das, hay gente que necesita animarse y tus palabras pueden servir.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He recibido muchísimos mensajes de gente que se lo está pensando y me ha dicho precisamente eso, ¡y me alegro tanto...!
      Un beso guapetona.

      Eliminar
  6. Si estás feliz con la decisión y todo va saliendo bien aunque tardes un poco pero tendrá su recompensa. Sigue así, y seguro que tu post sirve de ayuda a mucha gente.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí voy. Estoy tomándome unos días de relax, pero en nada estaré de nuevo a tope. Y sí, espero que le sirva de ayuda a algunas personas.
      Un beso guapa.

      Eliminar
  7. exacto no hay prisa. Pero si hoy en dia es algo que hay que hacer! Y sobretodo si te aferras a esa decision firmemente! besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y en ella estoy, aunque llevo ya unos días un poco dispersa. Vamos a ver si consigo retomar de nuevo el ritmo.
      Un abrazo Aniña.

      Eliminar
  8. Si fueras un poco decente dejarias de vivir de tu churri hasta que te saques las opos pq tu al reves no le mantendrias a el. Chica de carrera facilona sin demanda se hace otro master sin demanda viviendo de su novio aspirando a trabajar calentita en una bibloteca. Ahora en la construccion se necesitara mucha gente y los salarios suben.... Ah no... Que eso de apilar ladrillos es muy duro. Espero que no te las saques.. Caradura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alucina la capacidad para condensar frustración que ha conseguido en tan poquitas líneas. Espero que esté usted bien después del esfuerzo.
      ¿Qué le ocurre lector Anónimo? ¿No le dio la nota para ir a la universidad? ¿O es que no le gustan las bibliotecas? Por sus palabras diría que no las pisa a menudo, porque he tenido que leerme su comentario tres veces y poner algunas comas imaginarias para conseguir comprender por completo lo que escribía, por eso, y porque parece que de comprensión lectora va usted justito...
      Querido ANÓNIMO a mi no se me caen los anillos por trabajar en nada: he sido también mozo de almacén, me he pasado 8 horas seguidas metiendo cd's en cajas y he despachado de pie sin rechistar, y si me tengo que poner a fregar escaleras, las friego. Trabajos que por cierto he desempeñado, entre otros, mientras estudiaba. Pero mis padres, obreros orgullosos, hicieron un esfuerzo muy grande para que yo tuviese unos estudios (sí, mientras algunos los dejaban para ir a ganar dinerito a la obra otros nos dejamos los codos aunque fuese en carreras facilonas para darle a este país una riqueza que no proviniese del ladrillo, y que por cierto no está sabiendo aprovechar en parte por mentalidades como la suya), que me diera un futuro y una vida mejores que las que ellos tuvieron, y discúlpeme usted si algunos optamos por honrar ese esfuerzo tratando de prosperar.
      En cuanto a mi decencia y lo que haga mi Churri porque le hace feliz, me va a disculpar pero no es asunto suyo, y lo que fuese al contrario sería solamente cosa mía.
      Le recomiendo que lea un poquito y se culturice, quizás le cueste, pero merece la pena el esfuerzo para, tal vez, poder ser un poquito más ancho de miras. Y si hay alguna palabra en mi comentario que no consigue comprender puede buscarla en un diccionario, si no tiene uno a mano, que podría ser, puede encontrar varios en la Biblioteca de su barrio.
      Un saludo,

      Eliminar
  9. Como le gusta a la gente decir gilipolleces sin conocer la vida de las personas... en fin, escudarse en el anonimato es tan fácil y tan cobarde.
    Y para ti Elena, muy buen post... suerte en tu camino, será complicado pero tendrás tu recompensa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me había dado cuenta de ese comentario hasta que me llegó un email del tuyo (los anónimos no se registran me temo...). En fin, mucha frustración veo en esas palabras... Cobarde es la palabra.
      Gracias por los ánimos, espero que mi recompensa no se haga esperar demasiado porque ya estoy impaciente :)
      Un abrazo enorme Ángela.

      Eliminar
  10. Me ha gustado mucho éste post. Me siento identificada contigo, tengo una carrera que me ha costado lo suyo sacarme y sólo me ofrecen prácticas y becas. Me es más rentable trabajar en un bar, lamentablemente. Creo que el secreto en esto es perseverar. Estoy segura de que vas a superar todos los obstáculos. Y a los amargados, ni caso. Mucha suerte Elena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso quise escribirlo, porque sabía que muchas os sentiríais identificadas y por si os podía ayudar.
      Te entiendo que después de dejarte los codos te sientas frustrada porque solo te ofrecen becas y prácticas. Me encantaría darte esperanzas porque no es mi estilo ser pesimista, pero ya has visto mi experiencia... ¡Ánimo! Creo que todo esfuerzo tiene al final que dar sus frutos, debemos aferrarnos a eso.
      En cuanto a los amargados hacen mucho ruido pero son minoría :)
      Un besote enorme Nadiyka.

      Eliminar
  11. yo estoy opositando a infantil y auqnue seguro que no es tan dura como la tuya llevo 3 meses y estoy muriendo pero estudio y trabajo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay cosas más duras que otras, hay mayores o menores predisposiciones. Ya verás como con esfuerzo lo logramos :)
      Un abrazo guapa.

      Eliminar

@mycosmeticart

.
.