Microfeminismos - My Cosmetic Art
.
.

8 mar. 2017

Microfeminismos

El feminismo según la RAE es la ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres.

8 de marzo, hoy es el Día Internacional de la Mujer, y con el paso de los años lo hemos convertido en una fiesta, teñida incluso con ciertos (y molestos) tintes consumistas: me han llegado algunas promos con descuentos de marcas de cuyo nombre no quiero acordarme que no hacen más que desviarnos de lo que de verdad representa este día: la lucha por la igualdad. No me malinterpretéis, adoro la cosmética, pero no creo que sea el momento de lanzar ofertas.

Y ya que ha salido la palabra mágica: Igualdad... decir que puede parecer más un hecho que una aspiración pero no lo es, no estamos cerca de conseguirla, y ninguna de nosotras llegaremos a verla, son muchas las batallas las que nos quedan por ganar; sí sí, ganar, porque si no lo hacemos la sociedad no puede ir hacia delante. Por mucho que tratemos este día de festivo (que está muy bien, que nos da visibilidad) nos toca pelear queridas, y nos toca pelear por unos derechos que nunca nos debieron ser arrebatados, pero que tenemos que conseguir, aunque no lo vayamos a ver. Cuando era más joven yo creía que en la  igualdad, o al menos que era posible, y creía que bueno, faltaban algunas cosas por limar, detalles mínimos, pero que en una sociedad democrática la igualdad sería un hecho y no una aspiración. Pero no me preguntéis por qué de repente un día algo cambió, algo en mi percepción cambió y dije 'tengo que ser feminista'. Y no, no es una palabrota.


Porque para ser feminista no basta con una declaración de intenciones, nadie se vuelve feminista de un día para otro (¡Ojalá!). Para poder ser feminista (y ojo que pienso que todavía me queda mucho por aprender) hay que darse cuenta de la desigualdad que nos rodea y que nos pasa desapecibidas. Y no me refiero solo al maltrato, o a las víctimas mortales de la Violencia de Género. Hablo de los techos de cristal, de jubiladas pobres, o de trabajadoras con doble turno -el de fuera y el de dentro de casa-, hablo de la maternidad y el hecho de que las mujeres parecemos tener hijos por obra y gracia del espíritu santo, que aún no he visto anuncios en los que los papás den potitos, biberones o PediaSure o cambien un pañal, y no digo que no lo hagan ¿eh? pero puñetas, habría que visualizarlo, que no pasa nada, que luego nos quejamos de que los niños, la casa y la pensión se los queda ella... Hablo también de volver a casa de noche sin tener que mirar hacia atrás, de que poder tener una lista de follamigos sin que se mida el largo de la falda, del no tener que soportar un se te va a pasar el arroz o un luego te arrepentirás, de no aguantar un guapa por la calle, de no permitir un solo chiste sin que te tachen de loca o de exagerada, porque nunca NUNCA es solo un chiste, es la base de una construcción social que acabó con 44 mujeres asesinadas por sus parejas en España solo en 2016.

Os voy a decir la verdad, ser feminista es muy difícil, cuesta muchísimo, ¡qué narices, es una jodida mierda! En primer lugar porque supone cuestionar muchas cosas que nos parecen de lo más normal pero que en realidad no lo son, o al menos no lo deberían ser, lo que pasa es que nos hemos criado entre ellas. Dicho coloquialmente, supone de alguna manera sacar los pies del tiesto. Ese cuestionamiento lleva a algo todavía peor, y es que te cargas de rabia, porque está por todas partes, porque empiezas a verlo en el día a día, en casa, en la calle, en el trabajo, en Internet, en la televisión... y cuanto mas lo ves más rabia sientes, y acabas por volverte agresiva... Bueno en realidad a lo que vas a prendiendo es a defenderte, a cargarte de argumentos, empiezas a consentir cada vez menos, y eso queridas, al final, empodera, y al final iguala. Y al final la rabia alimenta la lucha ¿no?

Pero no quería yo darle unos tintes tan pesimistas a mi alegato, que de pesimismo ya esta lleno el mundo (la rabia, ya sabéis). Me he referido a lo largo de estas líneas a los micromachismos, que son la base de la sociedad patriarcal que nos oprime (madre mía que frasecita...), pero, ¿y si nos propusiéramos llenar el mundo de microfeminismos?

Os voy a decir otra verdad, la idea (y apuesto lo que sea a que no soy la primera a la que se le ocurre) se me vino a la cabeza hace días, pero no he sido capaz de desarrollar gran cosa, no es fácil... Pero se me ocurre así por ejemplo dejar de utilizar la palabra coñazo para referirnos a cosas aburridas; incluirles de vez en cuando a ellos en el todas, que no les va a pasar nada; usar un lenguaje un poco más inclusivo; o no decir eso de fulatino me ayuda en casa; o dejar de criticar a la prójima por su aspecto, aunque sea alguien que nos putea; o decirle a un amigo que está guapo; no usar la palabra anoréxica, ni usar eufemismos más graciosos de esos que hacen referencia de la cantidad de cocidos que le falta (o le sobra) a una chica; o dejar de preguntar nada referente a la libertad reproductiva de cada cual cuando no hay confianza (y si la hay, sin el se te va a pasar el arroz o el ya te arrepentirás); dejar de pensar que la regla es una patología similar a la peste y actuar con normalidad ante todo y ante ellos; normalizar lo femenino y no tenerlo por una debilidad ¡que a todas nos gusta llevar los labios rojos!

Os invito a que me ayudéis a hacer un poco más grande mi lista de microfeminismos.

13 comentarios:

  1. Excelente artículo y no puedo estar más de acuerdo. Muarsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marta. Seguro que cada vez somos más las que salimos del mundo de Matrix.
      Un besito.

      Eliminar
  2. Me encanta tu post. Leer estas cosas mantienen viva mi fe en la sociedad. Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cosmoadicta. Entiendo tu sentimiento, yo hay días que lo veo muy negro...
      Un beso guapa.

      Eliminar
  3. Elena chapó! Cuantos "feminazis" he tenido que soportar yo por intentar hacer ver a más de uno (y de UNA, ojo) que no vivimos en igualdad. Lo llevamos tan adentro que a veces incluso nosotras mismas no nos damos cuenta de los micromachismos. Micromachismo es también es que nos cojan la bolsa de la compra, esa falsa protección que lo único que esconde es la visión de la mujer como un ser débil dependiente del hombre. Lo que más me fastidia de todo ésto es que haya muchas personas que renieguen del término feminista, he oído mil veces a famosas (que me molesta especialmente porque deberían de medir lo que dicen con más razón) que ellas creen en la igualdad pero no en el feminismo, ¡pero qué cojones! Que no nos de vergüenza, cada día son más los hombres que conozco que se definen a ellos mismos también como feministas y es lo que tenemos que conseguir, una lucha inclusiva de los dos sexos por la igualdad, que como bien dices, ¡aún nos queda desgraciadamente muy lejos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y el día que te das cuenta de todo? Ese día sientes tantísima rabia... pero te armas, te armas, te empoderas y vas siendo cada vez un poquito más libre.
      Estoy contigo en que la lucha debe ser más inclusiva, pero tiene que empezar en nosotras, y si ellos no quieren venir por lo menos que no nos pongan palos en las ruedas. Que nos dejen en paz.
      Como dices lo que duele es cuando encuentras mujeres que no lo entienden. Yo quiero pensar que simplemente están dormidas, pero que pueden despertar.
      Un abrazo guapa.

      Eliminar
  4. Hola guapa, lo de que el lenguaje es machista por el coñazo, cojonudo bla bla bla es un hecho que todos sabemos y también intento no usarlo... Mira yo estudié y me dediqué a este mundo de la belleza y un día dije, tengo que hacer algo más (confieso que lo hecho de menos por eso me abrí el blog). Me metí en un mundo de hombres, el mundo más machista que te puedas imaginar y, aunque no te niego que tuve que demostrar más que los tíos, ahora soy una más. Si tengo que salir corriendo con una mochila con 20 kilos a la espalda lo hago, pesando la mitad que ellos y no hay Dios que me la quite, para mí así se lucha por la igualdad no de boquilla, no diciendo lo bonito que sería, hay que echarle coño que no cojones y comerse lo que sea. Por supuesto que no soy machista y tampoco feminista, odio cuando hay favoritismos con las mujeres o cuando las leyes amparan a la mujer por ser el sexo débil, ¿sexo débil? y una mierda, nosotras no somos débiles nena, y cuando antes empecemos a creerlo antes nos tratarán por igual. Ni qué decir tiene que despues de parir te incorporas con tus compañeros y te exigen lo mismo que cuando te fuiste. Gorda como una vaca y se supone que tienes que ser la de antes,tener un físico y aguantar todo lo que haya que hacer, bien pues se consigue y ese esfuerzo te aseguro que hasta el más machista se quita el sombrero. ¿qué está lejos la igualdad? Sí, pero somos nosotras las que nos lo tenemos que creer, no tengo el cuerpo de un hombre, no soy tan fuerte como ellos y qué?, lo que no voy es a creerme más por ser mujer,esa no es mi lucha, pero tampoco ellos son más que yo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Buenas tardes Carmen.
      Lo primero muchas gracias por compartir tu comentario, pero hay muchas cosas en las que no estoy de acuerdo contigo. Para empezar el feminismo no es lo contrario del machismo. Tal y como empiezo diciendo en mi post, según la RAE el feminismo es la la ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres. Por tanto yo soy Feminista. No lo soy de boquilla y no necesito hacer “cosas de hombres” para luchar por la igualdad. Creo que esta se puede buscar de muchas formas y la primera es tomar conciencia del machismo que nos rodea para adoptar una actitud que me permita primero identificarlo, porque está muy normalziado, y después combatirla y revelarme contra ello. Con esto yo he consguido empoderarme y hacerme más libre. Y si yo lo consigo se lo podré transmitir a otros. Esto también es lucha por la igualdad.
      Dicho esto tú misma dices que tuviste que demostrar más que un hombre para que te considerasen una más. Te lo has ganado sin duda, pero eso no es igualdad.
      No creo que que las leyes nos amparen, ni mucho menos, es más, hacen todo lo contrario y si a lo que te refieres es a la ley de Violencia de Género está claro que no funciona, el año pasado 44 mujeres murieron a manos de sus parejas. No creo que las mujeres tengamos favoritismos, más bien todo lo contrario, no hacemos más que encontrarnos con piedras en el camino; tu misma hablas de ser madre, y de tener que reincorporarte con las mismas exigencias. Hasta dónde yo sé los hijos son cosa de dos y ellos encima no tienen que parir, entonces ¿por qué es la maternidad y no la paternidad la que está social y laboralmente penalizada?
      Nosotras no somos el sexo débil, ninguno de los dos lo somos, pero nos lo han hecho creer. Y creo que le hemos echado muchos ovarios a lo largo de la historia, sino no votariamos, sino no iríamos a la universidad, ni siquiera podríamos abrir una cuenta bancaria... No echemos por tierra el trabajo de tantas y tantas mujeres a lo largo de la historia por no saber lo que es el feminismo, que muchas se quedaron en el camino, que le debemos mucho.
      Un abrazo.

      Eliminar

    2. Por supuesto que hay mucho camino que recorrer, por eso hay que demostrar tantas cosas en ningún momento he dicho que esté todo pulido, tristemente no es así, pero no me cansaré de luchar.
      Lo de que no me gusta los favoritismos por ser mujer,me refería a mi trabajo, no me gusta que por ser mujer nos traten diferente,ni para bien, ni para mal. Lo de la violencia de género me revienta tanto que eso pase que no sé cómo has podido pensar que iba por ahí. Lo de la ley lo digo por las separaciones, no veo normal que dejen al hombre en calzoncillos en la mayoría de los casos, y viendo a su hijo con cuentagotas, no me parece bien, y precisamente porque lo he vivido con un familiar que lo está pasando realmente mal.
      Lo de no echemos por tierra el trabajo de tantas mujeres que quedaron por el camino, bien, mira, lo de la RAE lo pusiste muy ariba y no lo ví, también la RAE dice que el significado de sexo debil es la mujer, así que como tú comprenderás la RAE para según qué cosas me da poca confianza. Si tuviera que quedar por yo por el camino por luchar por nuestros derechos, libertades, por lo que somos y por vuestras vidas, lo haría, para eso me levanto todos los días,para eso me entreno así que, por favor, no me ofendas.
      En ningún momento de mi comentario he dicho que sean los mundos de Yupi para la mujer, no, perdona, no te equivoques.
      O me has leido con los cables cruzados o me he explicado como un pez.
      Que luche por la igualdad no quiere decir que la igualdad exista, eso es evidente y te puse varios ejemplos de ello. Que la sociedad es machista, sobra que lo diga, eso lo sabemos todos, ¿crees que no lo veo?, ¿en serio?. Te dije que estoy en un mundo de hombres te puedo hacer un master de todos los tipos de machistas que hay.
      En fin, espero haberte aclarado algo, porque creo que me has interpretado mal.

      Un saludo

      Eliminar
    3. Hola Oly. Créeme, no te he respondido con los cables cruzados, todo lo contrario, he medido y pensado todas y cada una de las palabras que he escrito. Pero me temo que te has sentido atacada y no era esa mi intención así que lo siento, solo estaba exponiendo mis ideas de la forma más clara posible. No consideres esto una discusión sino un sano intecambio de maneras de pensar.
      No creo que vivas en los mundos de yupi, estoy segura de que saber que existe el machismo, pero no creo que nosotras tengamos que demostrar nada, solo luchar por unos derechos que jamás nos debieron ser arrebatados.
      No creo que las mujeres tengamos ningún tipo de favoritismo ni en el mundo laboral ni en el personal, todo lo contrario, y mencionaba la Ley de Violecia de Género porque es la más polémica en este sentido. En cuanto al tema de los divorcios yo estoy muy de acuerdo con que ellos se encarguen de los niños y se queden con la casa pero si un juez no lo dispone de esta manera por algo será... Tal vez porque todavía la crianza y los cuidados se consideran roles de segunda y recaen íntegramente en las mujeres muy a nuestro pesar (aún no me he topado con ningún hombre que deje su trabajo para dedicarse a sus hijos...).
      Y por último he mencionado la definición de feminismo de la RAE (feminismo = igualdad) porque me parecía que era la fuente más fiable en cuanto a definiciones en castellano, pero Wikipedia, Word Reference, Espasa Calpe o María Moliner recogen la misma definición. La idea era dejar claro que feminismo no es lo contrario a machismo, que me temo que esto se confunde muchísimo todavía.
      ¡Un saludo!

      Eliminar
  5. Las femeninazis són el mejor chiste de internet en los últimos años. Cómo va a defende la igualdad un sentimiento de necesidad de resarcimiento? Menos pájaros en la cabeza...

    ResponderEliminar

@mycosmeticart

.