Vitaesencia: Aguas florales de Labiatae: Manzanilla, Lavanda y Romero. - My Cosmetic Art

16 dic. 2015

Vitaesencia: Aguas florales de Labiatae: Manzanilla, Lavanda y Romero.

Tenía muchísimas ganas de enseñaros estos productos, porque estoy segura de que, al igual que a mi, no os dejarán indiferentes. Vienen desde la tienda online Vitaesencia (ya os presenté una mascarilla de Cattier que venía de esta fabulosa tienda). Se trata de aguas florales-hidrolatos de la marca Labiatae. Supongo que os preguntaréis que son... Un hidrolato es el agua resultante del proceso de destilación del aceite esencial de una planta. No se trata de un sucedáneo, sino de un producto natural que no tiene conservantes, ni colorantes, ni fragancias sintéticas añadidas. Pero lo más sorprendente de todo, es que tiene un montón de usos.

Vitaesencia: Aguas florales de Labiatae: Manzanilla, Lavanda y Romera.

Junto con la mascarilla que apuntaba más arriba llegó tan solo una de estas monadas, concretamente la de manzanilla, y me gustó tanto que decidí que os quería hablar de alguna más, así que compré también la de lavanda y la de romero.


La primera, la de manzanilla, me dejaron elegirla desde Vitaesencia. Me chifla la lavanda pero como tengo tantos productos con este ingrediente por protagonista, y suponía que un spray de lavanda podría tener un uso muy similar a mi querida Agua Romántica de Lush (os hablé de ella aquí, pero creo que necesita una review más digna a este magnífico producto...), finalmente me decanté por la de manzanilla. Además desde Vitaesencia me decían que tenía una gran cantidad de usos diferentes (y hago un copy/paste de la parte del email que se refería a esto...):  "como limpiador, tónico, para calmar, regenerar. etc. Incluso en los ojos como desmaquillante...."



Por supuesto ante tantas bondades en un solo producto una es escéptica, pero claro, la curiosidad es un poderoso aliado de las bloggeras y el hidrolato se vino para casa. La primera impresión no fue buena: el olor. Sí, huele a manzanilla, pero no a ese olor fresco al que huelen otros productos con manzanilla, no, era un aroma mucho más fuerte, mucho más puro, sin refinar... ¿y eso por qué? Pues eso es porque no tiene más ingredientes que el hidrolato de manzanilla, no se corrige ese punto casi ácido y potente que tiene, es 100% natural.  'Pero esto está aquí para que lo pruebe' y a ello me dispuse. Más abajo os contaré para qué utilizo cada uno de ellos...


El caso es que comencé a darle uso al hidrolato de manzanilla, lo utilicé como me decían, un poco para todo, y poco a poco se fue ganando mi corazoncito, hasta el punto de pedir dos más a la tienda. Por cierto llegó todo bastante rápido, bien protegido, con sus muestras correspondientes, y además aproveché 5 euritos de descuento que regalan con la primera compra. Los hidrolatos de Lavanda y Romero al igual que el de Manzanilla tienen un aroma peculiar, fuerte pero no invasivo, ni perduable en el tiempo. No son un complemento al de manzanilla, de hecho se les puede dar a todos los mismos usos más o menos, pero se adecuaran mejor o peor a pieles y cabellos diferentes. Existe por cierto un cuarto hidrolato, de rosas, pero al ser para pieles secas, y al no tener un sueldo como es debido tuve que dejarlo fuera de mi pedido. Una pena, me habría encantado hablaros de los tres.


Empezamos con el de Manzanilla que fue el primero en llegar. Está indicado para regular la secreción sebácea del cabello, tanto grasos como secos (digamos que podría ser un tónico para el pelo por así decirlo), también calma las pieles irritadas, evita la caída del pelo y le da vigor, sirve como desmaquillante, e incluso como ambientador del hogar, del coche, o para rociar la almohada antes de dormir. Para este último uso os diría que optaseis por brumas de almohada como tal porque el aroma de este hidrolato no perdura demasiado. Yo lo uso mucho para desmaquillar los ojos junto con Ultrabland de Lush (pronto os hablaré de él), y es sensacional, porque no pica nada. También lo utilizo sobre un algodón para completar el desmaquillado, para retirar los últimos restos que puedan quedar en la cara. Al ser suave se puede utilizar tranquilamente en los ojos. También lo he utilizado alguna vez como tónico y va fenomenal, aunque para mi tipo de piel está mejor indicado el de romero. Y sobre todo lo utilizo para calmar la piel después de alguna exfoliación un poco más agresiva.


El de Lavanda está indicado para tratar o cicatrizar heridas, como tónico, como ambientador (este en este sentido me gusta más), e incluso nos animan a usarlo en la ropa de plancha. El Agua Floral de Lavanda descansa en mi mesilla de noche, y lo utilizo sobre todo a modo de spray de aromaterapia antes de irme a la cama, aunque tampoco perdura mucho, pero es de lavanda... Como ambientador en aroma es suave y agradable, la pena es que no perdure un poquito más. también lo he utilizado alguna vez como tónico, en especial por las noches y el resultado es muy bueno.


Por último el de Romero, en el que menos esperanzas tenía pero que está resultado muy útil. Es muy muy tonificante, y está indicado sobre todo para pieles grasas. En el cabello tiene también un efecto equilibrante para cabellos grasos o como tratamiento anticaida, y también para tratar pieles con rosácea. También dice que puede ayudar a la concentración (esto lo tengo que probar). Es el que más he utilizado en el cabello, y es genial porque una vez seco no se nota nada, no deja ninguna sensación, ni residuos, ni ensucia anda el pelo... nada. En la ducha sigo encontrando la misma mata de pelo preocupante que habitualmente, pero por casa y en la almohada he notado algo menos (que se lo digan a mi Rumba...). También lo estoy usando últimamente para tratar la grasa de la cara y bueno, algo hace, pero me temo que parte del problema se debe a las altos porcentajes de contaminación que estamos sufriendo últimamente en Madrid...


Todos ellos se presentan en envases de cristal color ambar en formato spray y contienen 100 ml, y cada uno cuesta 8,65 € (el de rosas es un poco más caro). El diseño de la etiqueta es sencillo pero realmente bonito, con un precioso dibujo de cada planta en la etiqueta que además permite diferenciarlos. Desde luego que puestos en el baño quedan muy chulos.

¿Que si los recomiendo? Pues claro que sí, quizá no para tener todos pero alguno, como producto versátil sin duda son una buena apuesta, son efectivos, son 100% naturales y de cultivo ecológico, tienen una duración de un año, y la relación calidad-precio es estupenda. Salvo por esa primera impresión con el olor que se termina por pasar son perfectos. Los podéis comprar aquí.

¿Qué os han parecido? ¿Conocíais las Aguas Florales de Labiatae?

24 comentarios:

  1. No he usado nunca este tipo de productos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo hasta ahora tampoco, pero han sido todo un descubrimiento.
      Un besote.

      Eliminar
  2. Yo he probado las aguas florales de Eva Edén Paraīso y me encantaron. Estas pueden ser mis siguientes caprichos. Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira esa marca no la conozco, así que las voy a cotillear un poco.
      Un besete!

      Eliminar
  3. La de romero me podría ir muy bien.
    Un besito!!

    ResponderEliminar
  4. No conocía esta página web, ¡tiene muy buena pinta!

    Un besii

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es genial, bucéala porque está muy bien.
      Un beso guapa.

      Eliminar
  5. A mí me encantan los Hidrolatos no he probado esta marca aunque me encantaría, mi preferido es el de Caléndula y lavanda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué marcas has probado San Tamahi Beauty? Por ir conociendo mas.
      Un abrazo!

      Eliminar
    2. Sivana es la que más he utilizado porque trabajaba con esa marca, también tiene hidrolatos Oshadhi.

      Eliminar
    3. Muchas gracias por tus aportaciones. Vamos a echarle un vistazo a ambas marcas ;)

      Eliminar
  6. Me parece un producto muy curioso. Recuerdo cuando mi abuela me ponía infusión de manzanilla cuando tenía conjuntivitis o salía de la piscina con los ojos rojos :)
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que valen para todo. Hombre, para la conjuntivitis no lo sé, no lo he probado, pero quizá se pueda preguntar a la marca...
      Un besote!

      Eliminar
  7. No las conocía pero me llama la atención el de rosas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena por el artículo, está muy bien que promociones las bondades de los productos naturales.Si, los hidrolatos, siempre y que sean puros y naturales, se pueden hasta ingerir, para ciertos problemas, pero tienen que ser puros y naturales, muy importante. Con ellos también podéis hacer mascarillas, dependiendo del tipo de piel que tengáis, escogéis unos u otros, se pueden mezclar con arcillas y con aceite vegetal o agua y con aceites esenciales. Escogiendo bien los ingredientes podéis hacer fórmulas geniales para vuestra piel. Un saludo desde http://www.natucorpore.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Lola, y por pasarte por mi blog.
      La verdad es que aún no me ha dado por hacer mi propia cosmética pero todo se andará ;)
      Un besote!

      Eliminar
  9. Ese agua de romero podría venirme genial, voy a echarle un vistazo. Gracias por la info. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pasarte por aquí.
      Un beso Lucía.

      Eliminar
  10. Nice post

    Love Vikee
    www.slavetofashion9771.blogspot.com

    ResponderEliminar

@mycosmeticart