La imagen personal: ¡ese no es tu color! - My Cosmetic Art
.
.

22 jul. 2014

La imagen personal: ¡ese no es tu color!

Tengo tantas ideas en la cabeza que me bloqueo a la hora de escribir las entradas -definitivamente tengo que hacerme un planning, pero ya en serio-. Al final me he decidido y si bien lo que os voy a contar no habla de cosmética directamente, sí es algo que está muy vinculado con la belleza personal, y muy en última instancia con el bienestar de una misma. Además facilita mucho la vida, ya veréis, os voy a hablar de la imagen personal. Lo que os voy a contar va a ser desde mi punto de vista y desde mi experiencia personal, ya que es un proceso lleno de fases muy detalladas y con diversos caminos, y yo no tengo la preparación para daros bien los detalles.

Un análisis de imagen personal pasa como os decía por un total de tres fases: análisis de color, análisis de forma corporal y análisis de personalidad. La finalidad es dar con las prendas y los colores que, atendiendo a estos resultados, nos sientan mejor, y  por extensión, sentirnos mejor. Es totalmente personalizado para cada persona, y se puede realizar tanto a las mujeres como los hombres.




Para ilustrar mi experiencia, que fue un poco curiosa, he hecho la fotografía que veis sobre estas líneas: hace un par de años la mayor parte de los cosméticos que veis en la foto no solo no estarían en mi neceser, sino que además no se me ocurriría utilizar sobre mi cara bajo ningún concepto ¡rosas y naranjas! ¡Ni loca, no me pegan! No me gustaban. No es que ahora me gusten más, simplemente he aceptado que me sientan estupendamente. Y sí, he tardado un par de años en aceptarlo.

Decir que mi análisis de color me lo realizó Paula de Cherrytree Beauty, por fases, y a día de hoy todavía la odio por hacerme ver que el puñetero naranja me sienta bien. La primera parte del análisis de color pasa por saber si somos frías o cálidas, y según una cosa o la otra no sentarán bien unas tonalidades u otras. No, no es que las frías lleven azules y las cálidas rojos, existen tonalidades azules para cálidas y rojas para frías, y así con todos colores; pero existe un color que solo aparece en una de las paletas, el color de la discordia: el negro. Y es que el negro es negro y poca cosa más se puede hacer con él... A mi particularmente utilizar el color negro en la indumentaria me ha gustado desde muy jovencita: al principio como una forma de rebeldía adolescente, luego porque era fácil de combinar, y al final simplemente porque es elegante. Al utilizar tanto este color Paula dio por hecho que yo pertenecía al club de las personas frías (no me debía quedar tan mal), pero si es cierto que sin querer lo esta utilizando con correctamente, por lo que mi verdadero yo estaba un poco oculto.

Y llego el día en que Paula me hizo el análisis, lo que consiste en ir colocando una serie de colores bajo la cara, envolviendo el cuello como si fuera un babero y cubriendo los hombros, para ver como se comportaba el rostro con cada uno de ellos. Hay que verlo para creerlo (y es que te sientan frente a un espejo para verlo, y para creerlo): cuando ponían bajo mi cara colores que no me sentaban bien veía más mis ojeras, la piel apagada, aparecían sombras, incluso los ojos más caídos o el rostro asimétrico. Y os podéis imaginar lo que pasó, que de fría nada, que mi piel con su subtono amarillo, mi cabello castaño oscuro y mis ojos marrones revelaron que yo era bien cálida. Entré entonces en la fase de negación, esa en la que le gritaba a Paula que la odiaba y que no pensaba renunciar al negro.  Y no, no cambia nunca, es para siempre. A continuación os dejo mi paleta de colores.


A día de hoy me la llevo de compras (sí, las dependientas me miran un poco raro cuando voy con la tarjetita poniéndola encima de las prendas) para saber si lo que estoy comprando es uno de mis colores más favorecedores, ya que tras determinar si una persona es cálida o fría, se le testa color por color para darle una calificación (bueno, muy bueno, punto de color...) Yo soy una cálida fabulosa porque casi todo me salia muy bueno, tan solo un color me salió en plan más bien olvidate de él, y fue curiosamente el morado, que ahora odio y que sin embargo cuando tenía 16 años lo llevaba en el pelo. Como veís ser cálida no implica privarse de ningún color, (salvo del negro, ¬¬), tenemos azules, verdes... al igual que las frías tienen sus propios marrones, sus rojos... (podéis ver sus colores bajo estas líneas). Muchos colores pueden parecer similares pero cuando los ponéis junto a las prendas se ven los matices diferentes.


Al final cada una ve un poco por donde prefiere tirar, supongo que también depende de la etapa de la vida en que nos encontremos: yo por ejemplo ahora el azul poco, y el verde me cuesta a no ser que sea verde militar. Sin querer me he dado a los nude, los tostados y los corales (¡ay qué difícil sería mi vida ahora sin el coral!), y de hecho, con el naranja estoy en una fase de aceptación (las sombras que veis en la primera fotografía son de reciente adquisición, 'edición My Cosmetic Art especial verano'). De hecho, hace un par de semanas, buscando un vestido para ir de bodaPaula me sacó uno naranja, muy naranja y largo, pero todo naranja. Mi primera reacción fue 'yo eso no me lo pongo', pero me lo puse, y odio a Paula, porque me queda estupendamente.

¿Pero y todo esto para que sirve? Pues precisamente, para que el día que se tenga que hacer una inversión en un vestido o en un cosmético sepa que me queda clavado (véase bodas importantes, eventos, prendas más caras...). En cuanto al negro no he renunciado a él (mis abrigos son negros y punto), pero si que reconozco que lo utilizo cada vez menos, y cuando lo hago o bien lo alejo del rostro (una falda o un escote más pronunciado, y en el caso del delineador de ojos lo fijo con marrón oscuro), o bien cuando lo utilizo me maquillo un poco más y mejor.

Esta es tan solo la primera parte de un Análisis de imagen completo, pero es verdad que puede resultar el más impactante (Paula me ha hablado de una chica gótica que salió cálida, y ahora es una chica gótica sin negro, con un forma de vestir no solo acertada si no también peculiar y personal). La fase de análisis de cuerpo es la siguiente, y quizá más conocida. Esta fase nos ayuda a saber cuales son los cortes que mejor nos sientan. Si mal no recuerdo yo era angulosa. No obstante al ser delgada tiendo simplemente a crear línea horizontales en mi indumentaria, a evitar un poco la verticalidad que me haría aún más delgada: escotes barco, nada de picos ni de collares largos... estampados varios. Una fase muy práctica si por ejemplo queremos parecer más espigadas, o más altas, o disimular que tenemos las piernas cortas.

La última fase es también súper interesante, y pincharé a Paula para que os haga un post al respecto: es la fase de la personalidad. Esta fase tiene la peculiaridad de que puede cambiar a lo largo de la vida. Afecta al tipo de prendas que utilizamos, al estilo digamos. En mi caso soy natural- ingenua, y aunque en el test no salió  creemos que tengo un punto clásico que estoy deseando desarrollar. No sé muy bien que significa ser natural-ingenua pero por lo visto también lo hago sin querer (Paula, pronúnciate). Existen otras personalidades como la romántica o la gamín.

El conocimiento de todas peculiares en una misma es, como os digo, muy práctico a la hora de controlar nuestra imagen (también es muy complicado, yo tiendo a coser a preguntas a Paula), y de saber no solo lo que queremos transmitirles a los demás (esas cosas de las primeras impresiones, o las entrevistas de trabajo...), sino también de sentirnos mejor con nosotras mismas, sabiendo que estamos seguras de nuestro aspecto, de que nos sentimos cómodas con lo que llevamos (una vez que hemos aceptado que ciertos colores nos sientan bien). Y aunque un análisis de imagen completo puede parecer caro a primera vista (el precio ronda los 150 €), hay que tender en cuenta que sirve para siempre, y que es un concepto de belleza aplicado a una (o a uno) misma, que no nos someterá solo a las modas pasajeras, que pueden o no coincidir con nuestros gustos, y pueden o no sentarnos bien. Y es que tener el control sobre nuestra propia imagen no solo nos hará más guapas por fuera, sino que además nos hará más felices por dentro, que a su vez afectará a nuestra imagen exterior, de manera que el círculo se cierra.

Espero que os haya podido transmitir un poco lo que quería, como os decía es un tema amplio y complicado del que yo no tengo todas las armas para hablaros, pero quería compartir mi experiencia con vosotras. ¿Os ha gustado el post de hoy? ¡¡No dudéis en hacer preguntas!!

GRACIAS A TODAS POR LEER, COMENTAR, Y COMPARTIR.
UN ABRAZO A TODAS. 

Este post ha sido redactado según el Código  de Confianza C0C.

23 comentarios:

  1. Ufff me voy a tener que hacer análisis de imagen personal , ya que con algunos colores todavía no atino. Bsos

    ResponderEliminar
  2. Pues me parece genial el post, me vendría genial hacerme un análisis de este tipo. Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Hola , pues la verdad es que nunca me habia parado a pensar en eso !!. Yo siempre que voy de tiendas a comprar miro solo lo que me gusta rara vez me importa el color .. bueno si es amarillo se queda en la tienda jajajaj.Un besote me a encantado tu publicación !!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uuuuuh, eso decía yo del naranja y al final voy a terminar por pasar por el aro...
      Un Besazo!

      Eliminar
  4. Qué interesante!! Algo habia oído pero no sabía que tenía tanta trascendencia para nosotros...Creo que hablaré con tu amiga Paula para que me lo haga a mí también, a ver qué sale! :P
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante, todo lo que sirva para estar mejor con uno mismo, es bueno!
    Besos ♥

    ResponderEliminar
  6. Que buena entrada, ahora tengo la necesidad de saber que soy yo... fria, cálida, templada... ;)
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, es que cada uno es especial Ana María, creo que hay un tipo a medio camino pero es raro. Yo soy cálida clara, y aunque al principio me costó ahora que estoy en fase de aceptación estoy encantada :)
      Un besito

      Eliminar
  7. Me ha parecido super interesante, estoy deseando saber más.
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. que cosa mas curiosa. me ha llamado mucho la atencion. Besos

    ResponderEliminar
  9. cuando he estudiado estética tuve una clase de este estilo, poniéndonos diferentes tonos de pañuelos sobre el cuello y es verdad que en algunos casos te cambia la cara. un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo Eneri, yo veía como mi cara se iluminaba o se apagaba según que colores...
      Un besico

      Eliminar
  10. A mi me gustan todos los colores y compro según lo que me guste en el momento.

    ResponderEliminar
  11. Quiero saber qué soy!!! Aunque por otro lado si me dijeran que no puedo llevar por ejemplo negros o corales me da algo...
    Me ha gustado mucho!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No poder no poder... A ver, puedes, de hecho si te encabezonas como yo a no renunciar al negro te dicen como llevarlo para que quede mejor (como con todos los colores). El problema es que tú misma ves que no es el que mejor te siente y acabas por optar por otros... Es realmente sorprendente verlo ^^
      Un besote

      Eliminar
  12. Yo me acuerdo que compraba una revista y en una de esas les dio por hcer unas secciones así, y la primera era: encuentra tu color, te ponian como a 7 celebrities, y a ver con cual te parecias mas, en cuestion de pelo y tono de piel, y pues con eso más o menos te daban tu paleta de colores, en la siguiente seccion te ponian un par de formas geometricas y ale, forma del cuerpo!
    Tambien recuerdo que para saber si eras fria o calida tenias que mriar tus venas, y yo las miraba...y me quedaba igual, al igual que soy incapaz de decir si tengo la cara redonda, cuadrada o yo que se, sin embargo si que puedo decirlo de otras personas. Lo de encontrar los colores que te fvorezcan lo veo genial aunque si que te puede privar de comprarte cosas que te gustaría comprar, porque no hay de tu color!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo en lo de no verte, yo tuve que verme en el espejo con los diferentes colores, y que la asesora me fuera diciendo e indicando para darme cuenta.
      En cuanto a los colores de una tampoco es estanco, puedes compartes una camiseta que no sea de tu mejor color y combinarlo con algo que te quede genial, o simplemente no dar con el color perfecto pero sí con unos cortes que te favorecen mucho, es ir jugando con lo que sabes y lo que te apetece. Desde luego que si consigues que la combinación color-forma de cuerpo-personalidad el acierto es seguro, y es algo súper útil para inversiones un poco que se salgan de lo normal (vestidos para bodas, para eventos, caprichos más caros...). Y todo es por supuesto aplicable al maquillaje!
      Un besote

      Eliminar
  13. Ostras, me ha picado mucho la curiosidad! Yo la verdad es que lelvo de todos los colores, por lo que seguro que hay alguno que llevo mal jajaja. No se si soy cálida o fría, pero noto que los rojos me quedan bien, no se, y mira uqe casi no tengo nada de esos colores (soy de negros y blancos, así de sosaina...).

    La verdad es que me interesa bastante el tema, aunque me daría rabia tirar algunas cosas jajaja

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  14. Parece muy interesante, yo soy de colores fijos, tanto que aunque me guste una prenda no la compro si no la tienen en uno de los pocos colores que suelo llevar (que son, apurando, cinco) jejeje.
    Besos!

    ResponderEliminar
  15. Muy bien explicado! :) estas totalmente en la fase de aceptación porque tu casa esta quedando cálida jajaj prometo hacer un post sobre mas cositas de asesoría!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ais que bien Pauli! Mi casa ha quedado divina, (invitada a verla cuando quieras). Y si, creo que ya lo tengo casi aceptado... Ais, cuanto te odio...
      Un besito

      Eliminar
  16. a mi me quedan bien los azules y los rojos

    ResponderEliminar
  17. Alaa que me gustan amí estas cosas seguramente que alguna vez me haga algo de estos, siempre he querido saber cuales son mis tonos porque es verdad que algunos tonos te vas dando cuenta tu a lo largo de la vida pero eso de saber si eres de cálidos, que te sienta mejor según tu cuerpo.. es lo que tu dices que viene genial para ocasiones especiales, para darte caprichos que sepas que de verdad te sienta bien.. bueno que encantan estas entradas y que lo has explicado genial jaja!
    Un besito!!

    ResponderEliminar

@mycosmeticart

.